banner generalbanner general

Este mes en cartelera

De la caleidoscópica producción nacional sobresale el cine de la colombiana radicada en Canadá, Lina Rodríguez, de quien se exhibirán sus películas en el MAMM en el mes de abril. Con dos largometrajes realizados a la fecha, “Señoritas” (2013) y “Mañana a esta hora” (2016), Rodríguez propone una mirada articulada e íntima del ser femenino en la urbe. Esta búsqueda de identidad, colisión del florecimiento adolescente con las entrañas del núcleo familiar de clase media, tiene lugar en Bogotá, el entorno que acoge y amolda el devenir de las protagonistas, y que aparece retratada no sin cierta nostalgia por esta directora que ha pasado buena parte de su vida adulta en el exterior. 

A partir de digresiones autobiográficas ficcionadas, atendemos a un cine que aboga por el detonante dramático desde lo cotidiano, y por revitalizar los variados efectos del entorno en los personajes. Puesta en escena sutil en procura de la contención actoral, una cámara que parece operar sobre las bases del cine directo, congruencia de la técnica con el insumo narrativo. Si bien estas características perviven tanto en “Señoritas” como en “Mañana a esta hora”, es en el discurso donde termina de consolidarse el calibre de la expresión de Rodríguez, quien a cada plano evidencia su preocupación por algo más allá del encuadre y del sonido, algo que atañe a la apreciación y que sucede en el ámbito interior de quien mira. En todo caso, un llamado de atención, a la acción, desde un feminismo creativo que enarbola el libre albedrío y la personalidad femenina en la sociedad latinoamericana. 


Desde un cuadrante del documental, “Noche herida” (2015), del colombiano radicado en Bélgica, Nicolás Rincón Guille, propone otro acercamiento a ese cine que el mismo director considera “cercano a la gente”, al que pertenecen las películas de Lina Rodríguez y las de buena parte de la diáspora de directores colombianos que anteponen a la técnica y a estándares de producción, la empatía humana con las personas y el tema a tratar. ¿Qué papel juega la cultura popular del campo y la tradición oral cuando irrumpe la violencia en el mundo campesino? “Noche herida”, el cierre de la trilogía Campo Hablado, está atravesada, al igual que el conjunto, por este interrogante que Rincón Guille busca responder. Si “Noche herida” y “En lo escondido” transcurren en la ciudad y en el campo, respectivamente, “Los abrazos del río” remite al desplazamiento forzoso, al trasegar del campesino del mundo rural a la gran urbe.

“Noche herida” tiene a los linderos de Bogotá como locación del acto espontáneo de resistencia de Blanca, una abuela que ha sido desplazada del campo antioqueño y que tiene bajo su cargo a sus tres nietos. Luego de que Didier, todo un adolescente, decide abandonarla, ella concentra sus esfuerzos en los dos nietos que aún permanecen a su lado, sin dejar de proteger a Didier a la distancia según sus valores y creencias, allí donde el legado popular y la tradición oral tienen su reino y trinchera.


En la programación de cine de abril el MAMM tendrá en exclusivo en Medellín exhibiciones de la película “Nobi: disparos al amanecer” (2014) del director de culto japonés Shin’ya Tsukamoto, creador de la saga “Tetsuo”. Ligado a movimientos de contracultura en Japón como el cyberpunk en su vertiente cinematográfica, Tsukamoto, también actor, enfoca la guerra basándose en un clásico de la literatura japonesa, “Hogueras en la llanura” de Shohei Ooka –previamente adaptada al cine por Kon Ichikawa en “Fires on The Plain” (1959)–. Permeada por el canibalismo tan acorde al cine bélico gore, el resultado de “Nobi: disparos al amanecer” es el brutal y sangriento relato de un desesperado grupo de soldados japoneses que intentan sobrevivir en Filipinas ante la inminente derrota y el abandono de sus superiores, todos víctimas y partícipes del trajín grotesco de la guerra. Un soldado enfermo de tuberculosis, interpretado por el mismo Tsukamoto, lucha por sobrevivir y conservar los rezagos de humanidad que el horror parece haber despojado de su entorno y de su ser.


Francia hace presencia con su cantera incansable de cine en la programación de cine de abril con motivo del Año Francia-Colombia. El sistema francés de incentivos a la producción, distribución y promoción internacional procura contrapeso ideológico al poder de Hollywood, con un esfuerzo articulado muchas veces con el ánimo de co-producir con otros países y expandir el alcance internacional del cine auspiciado con recursos gubernamentales. Ejemplo claro de esto y sin duda uno de los fenómenos del año cinematográfico es “Elle: Abuso y seducción” (2016) del director holandés Paul Verhoeven. Película icónica e inteligente, narra de manera elegante una historia de violación y maltrato consentido, devenida en comedia humana sobre el empoderamiento de la mujer y el dominio que tiene de su cuerpo y de sus decisiones. Interpretada de manera magistral por Isabelle Huppert, Michèle, la directora de una importante compañía y nuestra heroína post-feminista, es atacada una noche adentro de su casa por un encapuchado, con quien a la larga se verá envuelta en un juego curioso, retorcido y emocionante. Primera película hablada en francés de Verhoeven, director de “Robocop”, “Basic Instinct” y “Total Recall”.


Co-producciones francesas que se mantienen en la programación son “Aquarius” (Brasil-Francia, 2016) de Kleber Mendonça Filho, la película latinoamericana más importante del 2016 junto con “Neruda”. Es el brillante regreso al cine de Sonia Braga (“El beso de la mujer araña”, “Doña Flor y sus dos maridos”, “Sex & The City”) que cuenta la resistencia emprendida por Clara, último habitante del edificio Aquarius, contra una empresa con intenciones de comprarlo de manera forzosa para levantar en su lugar un nuevo proyecto inmobiliario. También, “Sólo el fin del mundo” (Canadá-Francia, 2016) de Xavier Dolan, un atmosférico drama familiar filmado en 35mm sobre la imposibilidad de conectar con los seres queridos ante la inminencia del destino. El vibrar íntimo de una suerte de hijo pródigo que regresa al hogar a entregar una terrible noticia, y quien se enfrenta a un retorno insospechado. Adaptación de la obra de teatro homónima de Jean-Luc Lagarce, con Léa Seydoux, Vincent Cassel y Marion Cotillard. Por su cuenta, la co-producción belga-francesa “La chica desconocida”, de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, narra la historia de Jenny, una joven que decide no abrir las puertas de su casa a una chica desconocida que pide ayuda, sin prever las consecuencias que esto traerá. Al enterarse que la chica ha muerto, comienza una búsqueda desesperada por saber quién era y darle un nombre se convierte en su obsesión. Y “Fuego en el mar” (Fuocoammare, Italia-Francia, 2016) del director de “Below Sea Level” y “El Sicario, Room 164”, Gianfranco Rosi. “Fuocoammare” echa luz sobre la vida de cientos de miles de refugiados africanos cuyo paso por Lampedusa ha cambiado la vida de sus 6,000 habitantes, quienes deben ser los primeros testigos y socorristas de una terrible tragedia.


Y en la franja de cine familiar la animación de Michel Ocelot (director de la saga “Kirikou”), “Azur y Asmar” (2006), en la que dos niños, Azur, de cabellos rubios y ojos azules y Asmar, de piel oscura y ojos negros, crecen juntos como si fueran hermanos, hasta que el destino los aleja. Adultos y convertidos en rivales, se embarcan en la búsqueda de tierras mágicas, llenas de riesgos y prodigios, en donde se encontrarán para estar juntos otra vez.

 


 


Hoy 
RadDatePicker
Abrir calendario
Categorías:









Espacios:








marzoabrilmayo
lunesmartesmiércolesjuevesviernessábadodomingo
27
28
29
30
31
12
3
4
5
6789
10
11
12
13141516
17
18
19
20212223
24
25
26
27282930
1
2
3
4
5
6
7